Túrbula, la Requena romana. Túrbula en la Geographia de Claudio Ptolomeo (S II d.C.) Por Javier jordá Sánchez

15.03.2018 11:53

Túrbula, la Requena romana.

Túrbula en la Geographia de Claudio Ptolomeo (S II d.C.)

Es muy relevante, es de gran importancia la Geographia de Claudio Ptolomeo para conseguir aclarar cuál fue la ciudad u oppidum hispano romano que sostuvo el cerro de La Villa de Requena.

Es la mejor descripción de la localización de ciudades hispano romanas que se guarda de la antigüedad, aunque son transcripciones posteriores las que conocemos.

Aunque las posiciones que marcan las coordenadas de esta obra no tienen la precisión de los mapas actuales, sí que nos ofrece un posicionamiento de las ciudades hispanas en el S II d.C. con una aproximación que nos permite ubicarlas en un área ligeramente concreta. Si a estos datos les ayudamos cruzando los conocidos de otras fuentes de la época y los de los estudios arqueológicos modernos, lograríamos en bastantes casos certificar una posición real de estas ciudades nombradas por Ptolomeo.

Túrbula aparece en el libro II de esta obra, en la parte correspondiente a Europa, dentro de las ciudades de los bastitani, entre los lobetani, los oretani y los contestani.

Ciertamente, no todas las ciudades hispanas que aparecen en la Geographia tienen su ubicación correcta o exacta, pero, según hemos estudiado, la mayoría si la tienen, salvando los márgenes de error de una tecnología poco minuciosa, debido a su elaboración con aparatos rudimentarios o bien a “ojo de buen cubero”.

Por lo tanto, vamos a ser permisivos con la información que nos ha llegado de la obra de Ptolomeo, e incluso podríamos decir que muy agradecidos por la labor que hizo, ya que si no, ignoraríamos muchos datos. Y nos vamos a permitir darles difusión pública, ya que los derechos de autor hace ya casi un par de milenios que han caducado.

Nos hemos dedicado a investigar las correctas localizaciones de bastantes de estas ciudades, pero éste no es el lugar donde exponer las conclusiones concretas a las que hemos llegado, así que hablaremos en tono general de este asunto.

Vamos a ser exigentes y expondremos ciertos fallos que en ella observamos al estudiarlo hoy en día:

- Algunas ubicaciones debido a posibles malas transcripciones posteriores, quizás medievales. Por ejemplo la ubicación de Segóbriga en el límite este de los celtiberi, cuando estaba en el oeste; o bien la repetición de dos ciudades de los berones, Varea por Varra, y Oliba por Iliba, cuyas ubicaciones son próximas pero distintas, e incluso entre los berones localizan Seguvia cuando debería estar entre los carpetani. Hay varios casos más, que son fácilmente identificables, pero a la mayoría las coordenadas las conducen a su lugar verdadero.

- Se basó Ptolomeo en por lo menos dos versiones de fuentes distintas, una que claramente describe las costas peninsulares, y otra de todo el interior. Eso se observa en la distorsión de la ubicación de los puntos geográficos costeros y de algunas ciudades al dibujarlas sobre papel en un mapa, donde se vislumbra que no encajan correctamente entre ellos. Ejemplos de esto los observamos en la desembocadura del Pallantia que, comparada con la ubicación de la cercana ciudad de Saguntum, aparece alejada de ésta prácticamente en medio del mar Mediterráneo; o el Portus Ilicitanus (seguramente Santa Pola) que aparece más al norte de la desembocadura del río Saetabis (Serpis) que desemboca por Gandía, cuando en realidad es a la inversa.

- Otro error, o más bien una distorsión debida a la antigüedad de la obra, se observa en que las coordenadas de longitud son más anchas cuanto más al norte están; y también en que éstas, conforme suben hacia el norte tienden a girarse hacia el este en el sentido de las agujas del reloj. La consecuencia de esto es que, si se plasma en un mapa, la Península Ibérica aparece inclinada hacia el este y más ancha al norte que al sur. De forma que si comparamos un mapa de España actual con uno de las coordenadas de la Geographia de Ptolomeo, se ve claramente que la correlación de ciudades de la obra está inclinada dependiendo del lugar geográfico entre 15 y 30 grados sexagesimales.

- Y tendremos también en cuenta las distintas opiniones que en la actualidad se vierten sobre la interpretación de todos estos datos donde, por supuesto, la cierta siempre será la nuestra.

 

Geographicae enarrationis libri octo. (1541). Transcripción de la Geographia de Claudio Ptolomeo (S II d.C.) Ciudades que son de los bastitanos.

 

Situación de Túrbula en una mapa realizado según las coordenadas de la Geographia de Claudio Ptolomeo

 

Podríamos convenir que la Geographia de Ptolomeo tiene importantes aciertos en sus definiciones, y que tiene perdonables errores en sus apreciaciones.

Sobre la zona que nos interesa, el entorno de la ciudad de Túrbula, se puede observar que el acierto es más prominente que el error, y para comprobarlo describimos los siguientes aspectos:

- Tenemos dos sistemas montañosos bien identificados, los Mons Idúbeda (Sistema Ibérico) y los Mons Orospeda (Sistema Bético). Ptolomeo identifica con coordenadas los dos extremos de ambos elementos orográficos, de una manera bastante precisa. La confluencia de estos dos sistemas montañosos recogen el norte de las ciudades bastitanas, envolviéndolas, ciudades que se corresponden con Túrbula, Pucialia, Salaria, y un poco más al sur, Bigerra y Saltiga. En un mapa actual podemos observar que es el territorio que envuelven el Sistema Ibérico y el Sistema Bético. En este punto el Sistema Bético se corresponde con la Sierra Martés, Sierra de las Cabrillas, Sierra de Malacara, Sierra del Tejo, Sierra de los Bosques y Sierra de Utiel. Y del Sistema Ibérico la Sierra Calderona y la Sierra de Javalambre. Estas cadenas montañosas coinciden con la separación entre los territorios bastitanos y sus vecinos. Al norte, a partir de los Mons Idúbeda, los edetanos de Edeta, Saguntum y Etobesa. Al este, tras los Mons Orospeda, Menlaria y Saetabis.

Ejercieron de elementos orográficos que separaban territorios delimitados geográficamente por la administración romana de Hispania. Estos montes nos certifican la posición que ocuparon las ciudades del norte de los bastitanos al sur del río Turia, entre los ríos Cabriel y Júcar, es decir, entorno a la medieval Tierra de Requena.

 

Líneas montañosas entorno a Túrbula. Sistema Ibérico (Mons Idúbeda) y Sistema Bético (Mons Orospeda), y las sierras que las conforman.

- Podemos fijar como puntos de referencia para identificar la posición de Túrbula las ciudades de su alrededor que localiza Ptolomeo en su obra, y que conocemos con certeza su localización actual. Estas ciudades son Saetabis (castillo de Játiva), Saltiga (Chinchilla de Motearagón), Valentia (Valencia), Saguntum (Sagunto), Edeta (Tosal de San Miguel, Liria) y Valeria (Valeria). Trazando líneas que converjan desde estas ciudades identificadas hacia Túrbula, primero en el mapa según las coordenadas de Ptolomeo, y segundo en un mapa actual, se ve claramente que son similares en ambos, con una diferencia gráfica que ya hemos comentado anteriormente, que el mapa de Ptolomeo y sus referencias geográficas se giran hacia el este en el sentido de las agujas del reloj, de manera que entre las líneas trazadas se percibe una diferencia aproximada de unos 30 º sexagesimales. Esta comparativa por épocas, nos ayuda visualmente a acercarnos hacia la certificación de la identificación de la posición de Túrbula en el entorno de la medieval Tierra de Requena.

- La identificación por Claudio Ptolomeo de cada ciudad hispano-romana con la atribución territorial que les asignaron los romanos, nos proporciona gran ayuda para comprobar que efectivamente se correspondan con su real ubicación. Ptolomeo reúne unos grupos de ciudades y las apellida dentro de gentilidades regionales, que en el caso del entorno de Túrbula se identifican como celtiberi, edetani, lobetani, bastitani y contestani. El trazar líneas de límites utilizando las ubicaciones por las coordenadas de estas ciudades, da como resultado unas hipotéticas fronteras que coinciden de forma bastante precisa tanto en un mapa de los datos de Ptolomeo, como en un mapa actual. De esta manera, sabemos que Túrbula se sitúa dentro de los límites de los bastitani, en su extremo noreste, y que ejerce de “ciudad-frontera” con sus vecinas de los edetani y los contestani. El límite de los bastitani se percibe más claramente gracias al trazado de los Mons Idúbeda y Mons Orospeda que hace Ptolomeo, y que coinciden respectivamente con los límites edetani-bastitani y contestani-bastitani. Coincidencia que no parece casual, sino más bien un concepto de distribución geográfica muy romano.

 

Distribución radial de las ciudades hispano-romanas de ubicación conocida actualmente entorno a Túrbula, en un mapa elaborado según las coordenadas de la Geographia de Ptolomeo.

 

Distribución radial de las ciudades hispano-romanas con ubicación actual conocida entorno a Túrbula, según un mapa actual.

- Datos que no podemos obviar jamás son las referencias arqueológicas, pues de sólo pan no es un bocadillo. Necesitamos conocer un lugar arqueológico en el entorno de la Tierra de Requena que podamos identificar con una ciudad hispano-romana del S II d.C. Sólo existe uno así que conozcamos, y estuvo bajo el barrio medieval de La Villa (Requena), según leemos en los únicos estudios arqueológicos realizados con rigor en su subsuelo, a mano del arqueólogo D. José Manuel Martínez García (quien debió haber sido arqueólogo municipal de Requena). Por lo tanto, sería el único lugar físico que se podría identificar con Túrbula.

- Pero quizás sólo con estos datos no nos bastaría para certificar con un grado muy alto el que Túrbula se identificase con Requena. Para complementar los datos que hemos sacado de Ptolomeo, en posteriores artículos hablaremos de otras fuentes históricas antiguas como son el Itinerario de Antonino, los Vasos Apolinares, Polibio, Tito Livio, Apiano de Alejandría, Estrabón.

 

Mapa según las coordenadas de la geographia de Claudio Ptolomeo (S XVI)

Conclusiones

La Geographia de Claudio Ptolomeo (S II d.C.) nos indica que Túrbula fue una ciudad bastitana que su ubicó en el área de lo que fue la medieval Tierra de Requena, y cuya ubicación debió ser la ciudad romana de La Villa (Requena). El proceso no es tan sencillo, y debemos estudiar el proceso anterior a esta época y el posterior para comprender esta afirmación, lo cual haremos. Pero además necesitamos contrastar datos con otras fuentes distintas a Ptolomeo para conseguir una confirmación de lo que estamos aseverando. Ya hace tiempo que he comenzado a aportar datos en anteriores artículos en “Crónicas Históricas de Requena”, en el apartado de “Época Antigua”, y, en posteriores, haremos referencia a las Fuentes Antiguas escritas, al igual que hemos hecho con Ptolomeo.

Fuentes:

*Crónicas Históricas de Requena, web, época antigua. Artículos de Javier Jordá Sánchez.

Autor: Javier Jordá Sánchez.

(Por favor, si utilizan estos datos para sus propios trabajos, citen la procedencia)

Contacto

ÉPOCA IBÉRICA, TURDAM historiaderequena@gmail.com